tituloligth.png

Rocío Guerrero

Rocío Guerrero Licenciada en Arte, Pontificia Universidad Católica de Chile.  Su trabajo está impulsado por las experiencias de la artista en torno a las relaciones humanas además de los sistemas de conexión que allí ocurren, traduciéndolas a un campo material a través de diversos medios como la escultura, fotografía e instalación, además de objetos simbólicos como el nudo.


Rocío Guerrero

Para comenzar me gustaría hablar del contenido biográfico-familiar que está presente en tu obra

Ese contenido surge como una manera de poder hablar desde mi propia experiencia más que el que yo quiera tratar mi biografía como algo central, es más bien agarrarme de experiencias para poder comunicar ciertas cosas que son más generales. En el fondo yo creo que todos han tenido una experiencia de relacionarse con alguien de distintas maneras, entonces ese es el peso que tiene la parte biográfica para mí.

¿Y cómo se traduce eso a tu obra?

En mi trabajo es intentar materializar ciertas sensaciones o cosas físicas que pasan al relacionarse con otro, o lo que existe entre estos tipos de relaciones y todas esas cosas que son difíciles de decir con palabras o de explicar, entonces, una manera de poder hablar de eso es mostrándolo visualmente

En ese sentido, ¿cómo funciona el nudo en tus trabajos?

El nudo surge como una categoría dentro de toda la investigación que estuve haciendo en base a la relación que tengo con mi hermana, donde fui descubriendo distintas cualidades relacionadas a lo textil.

Primero vino toda una investigación en cuanto a enrollar, torcer, trenzar, donde finalmente aparece el nudo como una figura de enlace y amarre. Este surgió principalmente desde la figura del abrazo, ya que el abrazarse es corporalmente como anudarse, haciendo referencia a esto de estar "atado (a)" pero también con complejidades.

Lo que terminé trabajando, fueron distintas formas de nudos, que fueron nudos ciegos y pequeñas protuberancias que eran por sí mismas, no amarraban dos cosas y cada uno es distinto, con formas y materialidades diferentes. 

Rocío Guerrero, Pacto de Unión (2015) Espacio Vilches.

 

Y hay otra relación con una exposición de Espacio Vilches con el ADN, ¿eso se relaciona más al nudo o con la investigación?

 

Eso se relaciona más a cómo partí investigando, como un modo más visceral de comenzar mi investigación. Fue partir de la genética que empezaron a salir estas formas espirales, de torcer, de enrollar, el nudo viene después pero también existe una relación, porque el ADN es un nudo molecular. Me interesa cuando empiezan a aparecer ese tipo de conexiones, en distintos niveles.

 

Utilizas diversos medios para generar tu obra, desde elementos ya construidos previamente y que luego intervienes, ¿nos puedes contar de la materialidad de los objetos que creas?

 

En realidad trabajo con distintos medios. Trabajo con fotografía, con objetos que ya existen como la cuerda o dando forma a distintas materialidades. Últimamente he estado trabajando con el vaciado que fue con lo que terminé trabajando todo este proyecto. Tiene que ver con sacarle un molde a algo como una manera de hacer que esta cosa permanezca para siempre, como una especie de fósil. 

Trabajé harto con distintos materiales que pasaban de un estado líquido a sólido y tomaban la forma del contenido en el que se vertían, del contenedor en realidad. 

 

En tus trabajos se puede observar un énfasis en los sistemas de conexión, ¿qué significan para ti estos sistemas?

 

Esos sistemas vienen a ser una traducción material de todas estas cosas de las que yo hablaba antes, de distintos tipos de conexiones entre personas y los distintos niveles que existen y las distintas manifestaciones que se dan entre esta dimensión humana. 

 

Rocío Guerrero. Pacto de Unión. (2015) Espacio Vilches.

En lo que vimos en Bazart UC nos llamó la atención de cómo el plinto funcionaba tan bien con la obra.

Los plintos son parte de la obra de Elizabeth Burmann, que es una de las artistas con las que trabajo y comparto taller. Ella trabaja en base a distintos materiales, que al esculpirlos o ir dándoles formas , crea distintas sensaciones de deshecho o de ruina, a partir de deshecho que ya existe y también crea estas formas que están en una ambigüedad de si son un objeto o una escultura. Como una mesa o un pilar. 

Por otro lado, el trabajo que he estado haciendo yo con el vaciado también tiene un poco que ver con formas orgánicas, medias marinas. En relación también, a todo ese mundo como de la cuerda. Al juntar estas dos cosas se generan otro tipo de relaciones, en relación a lo orgánico, material y formal.

 

Residencia en Casapoli

 

Gané esta residencia porque postulé al Concurso de Arte Joven que organiza la Universidad Mayor y Balmaceda, junto con esta convocatoria había un concurso interno de la gente seleccionada  que podía postular un proyecto para esta residencia. Postulé mi proyecto y lo gané. Este consistía en ir al lugar, recorrerlo, ojalá encontrarme con material ahí mismo para poder trabajar y crear algo que relacionara la materialidad con el entorno. 

Al llegar allá me dediqué los primeros días a recorrer la zona que es una península, la casa que está ahí está ubicada a un lado de la península y al otro lado  hay una caleta que se llama Coliumo. 

En esta caleta encontré que había mucho desperdicio en la playa y en la costa y que por lo general eran objetos que habían quedado del maremoto. Me dediqué a recolectar trozos de cuerdas de distintos grosores y tamaños. Luego de esta recolección hice una clasificación de todo el material que tenía y empecé a unir todos estos trozos armando cuerdas más grandes y más largas. En esta parte del trabajo trabajé  directamente con los mismos pescadores que me enseñaron distintas maneras de unir pedazos de cuerdas con distintos tipos de nudos.

Una vez que tenía varias cuerdas grandes, como de 15 metros cada una, mi idea fue crear con todo esto, una especie de monumento o totem que quedaría en este lugar.

Paralelamente a esto estuve investigando en la fábrica de paños oveja Bellavista Tomé, que es una fábrica textil que tiene una larga trayectoria y una larga historia en la industria del país. Dentro de mi investigación en esa fábrica me encontré con un elemento muy pequeño, del que me agarré. Al hacer los paños textil, sobra mucho material, que es como una pelusa gigante que van acumulando y que después la vuelven a convertir en hilo, pero para que este hilo pueda tener cierta resistencia le ponen en el centro un hilo de nailon. Entonces, toda la pelusa se enrolla al rededor de este hilo llamado Alma, para que tenga estructura, resistencia, firmeza y pueda ser útil. 

Utilicé ese mismo principio para crear este totem-monumento. Utilicé un perfil de fierro como alma y alrededor de este hice una maraña con las cuerdas que había recolectado. Todo esto lo instalé en un lugar de paso donde la marea sube y baja a distintas horas, al bajar la marea se abre un camino que permite llegar al extremo de la península mientras que al subir, este camino queda bloqueado.

 

Rocío Guerrero. Residencia Casapoli. (2015) 

 

Cada vez que subía la marea las cuerdas se movían y flotaban con el oleaje y cuando bajaba la marea quedaban posadas en las rocas. Lo que me interesaba de todo esto era la sensación de arrojo que tiene el mar cuando los elementos flotan y quedan simplemente a merced de este movimiento. 

Ese fue el proyecto que realicé allá y que quedó allá. Está ahí, no sé cuanto va a durar, lo instalé bien para que ojalá dure lo más que pueda y en verdad fue muy buena experiencia estar trabajando allá. La gente estuvo muy dispuesta a ayudarme, muy acogedora. 

 

¿Qué haces al momento de comenzar una obra?, fuera de una residencia, por ejemplo: ¿lees, investigas, tomas fotos?

 

No creo tener una rutina muy específica, pero sí tengo mi bitácora, mi croquera, donde voy anotando cosas, voy pegando imágenes y por lo general, voy trabajando en paralelo. Pero algo que sí hago es ir experimentando, probar una cosa y la dejo ahí a ver qué pasa y paralelamente estoy probando otra y voy investigando conceptos. Itento estar siempre haciendo relaciones de lo que hago y de las nuevas ideas que se me van ocurriendo aunque sean relaciones muy lejanas, pero siempre estar haciendo una especie de mapa de sentido. 

 

¿Tienes algunos referentes que alimenten tus ideas?

 

Sí, por un lado de las formas de la naturaleza, azarosas. También de las ciencias me interesa sus métodos de trabajo, y diferentes conceptos para agarrarme de ellos y usarlos como metáfora o para pensar en realidad. Aunque yo no entienda leer algo de física cuántica, de repente leerlo me hace pensar en otro tipo de relaciones que se pueden establecer, pensando que el Universo está lleno de pequeñas escalas que remiten a distintas cosas, pero que hay un sentido común de funcionalidad.

 

 

Rocío Guerrero. Pacto de Unión. (2015) Espacio Vilches.

 ¿Y algún artista en específico?

 

Bueno, Louise Bourgeois fue mi referente desde que entré a la carrera y hasta el día de hoy me gusta mucho. Ultimamente me están interesando trabajos  con la gente, que el trabajo interactue  o permita una experiencia más directa, no solo visual. En ese caso están los trabajos de Ligia Clark que trabajo mucho eso. También me interesa todo lo que está ocurriendo con cerámica contemporánea, eso es algo que también he estado investigando, lo que se está ahora haciendo en cerámica, desde la artesanía un poco y desde el diseño que es algo que me gusta estar revisando.