tituloligth.png

Pilar Quinteros

Pilar Quinteros  Licenciada en Arte en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Exposiciones individuales: 504-508 Casas de Irarrázaval / Segunda Parte: recorrido. Sala Cero (Galería Animal) Santiago, Chile (2011); 504-508 Casas de Irarrázaval/ Primera Parte: modelos construidos. Espacio Flor (Caja Negra). Santiago, Chile (2011); Reconstrucción Estación Pirque. Galería de Arte EMCO, San Joaquín. Santiago, Chile (2011); entre otras. Exposiciones colectivas: PinchukArtCentre, Kiev, Ucrania (2014); Colosos, escultura contemporánea en Chile (obra: Fundación Arrieta/Ferretería Los Tigres). Centro Cultural Matucana 100. Santiago, Chile (2014); entre otras.

 

pilarquinteros.com


Pilar, hablas que el dibujo es parte principal de tu trabajo, como que de ahí nace. Cuéntanos acerca de eso.

Tiene que ver con las primeras cosas que empecé a hacer que se pueden considerar como expresiones artísticas. Desde chica escribía historias y el dibujo lo utilizaba para ilustrar esas historias. Luego entré a estudiar arte, porque me gustaba dibujar. Después en un curso de taller, surgió la posibilidad de hacer un proyecto en el espacio público y me pareció muy entretenido el cómo insertar el dibujo dentro de este espacio. Lo que hice para ese proyecto fue cubrir una banca de una plaza, con papel o cartón, para luego dibujar encima. Pero en el proceso de cubrir esta banca, me pareció interesante el hacer los detalles en volumen, por lo que el trabajo se quedó en eso, no realicé el dibujo porque hubiese sido redundante.
Ese fue el punto de inicio de mis trabajos, los cuales se constituyen de piezas volumétricas, que están hechas a partir de puras líneas y curvas. En general siempre es así, el proceso es un poco fome en principio por lo básico de trazar puras líneas y curvas, pero que a la larga se convierten en figuras más complejas. Entonces por eso mi trabajo viene desde el dibujo, desde las líneas y las curvas. Pese a que el resultado  final sean volúmenes, para mí sigue siendo dibujo.

¿En qué medida ese interés por el dibujo se traduce en obras específicas?

Creo que el dibujo me ayuda a pensar, es una forma de pensar visualmente. Tiene que ver también con el ejercicio de ir a un lugar y croquear, que se da en Arquitectura y en Arte, y creo que es una manera de quedarse más tiempo en un lugar para pensar. Hay ahí una relación entre el espacio y el medio, una manera visual de pensar un lugar.

¿Qué nos podrías decir sobre los materiales que ocupas, el cartón por ejemplo?

Por lo general ocupo materiales que son fáciles de encontrar y baratos. Materiales de construcción en general. Tengo trabajos por ejemplo que son en madera, plásticos, fibra de vidrio. No me gusta complicarme con técnicas complejas. Me gusta inventar mis sistemas, por eso trabajo con materiales sencillos.
Los trabajos que hago son la forma que tengo de pensar día a día con respecto a distintas cosas. No me complico mucho en conseguir un material complejo, para mí el asunto va por agarrar un papel y dibujar. Entonces lo más fácil que puedo hacer es ir a comprar cartón, madera, es como una urgencia… es algo cotidiano. Sería raro mandar a hacer algo complejo en aluminio, por ejemplo. No sería muy honesto por mi parte.

Pasando a las temáticas de tus trabajos ¿de dónde surgen, cómo la desarrollas?

En primera instancia creo que se dio esto de trabajar con la ciudad porque vengo de Puerto Montt. Venia de vacaciones a Santiago y me gustaba salir de noche y ver las luces, la Arquitectura Neoclásica… cosas que en Puerto Montt no se ven. Luego cuando nos vinimos a vivir a Santiago con mi familia nos fuimos a vivir cerca de la plaza de Las Lilas. Ahí me tocó un caso súper particular que fue cuando quisieron demoler el cine de la plaza, y los vecinos hicieron una protesta silenciosa por respeto a los vecinos que no querían participar. Eso me causó un impacto, me afectó emocionalmente y quedé con ganas de haber podido hacer algo.


Debido a la destrucción de ese barrio, donde yo vivía, se fue creando esa necesidad de hacer algo al respecto. Cuando surgió en la universidad este proyecto en el espacio público que les contaba anteriormente, pude unir estas dos cosas. En ese tiempo tenia taller en Irarrázaval, en donde construía la piezas de mis trabajos que después llevaba a un lugar para “reparar” un edificio o hacer una pieza de un edificio que ya no estaba… distintos ejercicios.


El primer trabajo que hice respecto a la arquitectura fue el del Museo de Arte Contemporáneo (MAC). Antes de desarrollar estos trabajos ligados a la arquitectura buscaba espacios vacios dentro del espacio público… por ejemplo, casetas sin teléfono, o una banca faltante de una plaza que rompía el orden establecido que deberían tener estas dentro del espacio. Entonces, por ejemplo, en el último caso, iba y hacia la banca que faltaba, mediante la representación solo del volumen, no incluía color ni otros factores. Me interesaba ver qué pasaba, no había otras ambiciones.

Cuéntanos acerca de las acciones colectivas que utilizas a la hora del montaje.

Eso lo he hecho en dos oportunidades, en mis  trabajos titulados “Reconstrucción estación Pirque”  y  “La fuente de amistad de los pueblos”. No siempre uso este sistema, otras veces voy sola, pero en los proyectos que te mencioné, lo hice de forma colectiva porque eran trabajos de gran escala. Es súper bonito invitar a la gente a mover estas piezas y que participe como comunidad, y por otro lado, es muy interesante el traslado mismo, ya que el trabajo cobra otra dimensión en cuanto a su visibilidad. En el fondo el trabajo se “alarga”, se constituye desde que salió del taller hasta que está montado… llegar hasta el lugar no se constituye en un mero trámite.

Es interesante que la gente quiera participar, porque en el fondo me estoy refiriendo a su ciudad, entonces quienes llegan son voluntarios y sienten la necesidad de decir algo.

Para mí siempre es importante trasladar el trabajo, sea colectiva o individualmente, y por lo general esto lleva un registro en video. Trato de que el trayecto sea visible, ya que hago las cosas para mostrárselas a la gente. Es una manifestación silenciosa, como lo que paso con el cine de Las Lilas, pero tratando de que sea más visible.
Lo importante para mí es hacerlo, sería ideal que todas las personas a quienes les molesta este tipo de cambios en la ciudad estuviesen haciendo este u otro tipo de manifestaciones, yo hago lo que puedo.

Procesos del trabajo.

Depende del proyecto que esté haciendo. Por ejemplo el trabajo en Ucrania, no podía ir a tomar fotos, y me dediqué a buscar fotografías por internet e información de la ciudad.

En el caso de los proyectos de Santiago, el recorrido que hago cotidianamente es importante. Estoy siempre atenta a los cambios que van ocurriendo, por ejemplo, ahora me estoy concentrando en un proyecto que nació cuando observé la demolición de una casa, la cual estaba en el recorrido que hago diariamente. Hice un registro fotográfico del proceso de demolición, y unos días después apareció la noticia de que era parte de la construcción del metro y que habían encontrado un cementerio indígena. En el fondo hay que estar siempre atento y buscando un poco a ciegas, hasta que encuentras y sabes que eso es lo que necesitas.

Referentes

Tengo varios referentes que no son tanto del Arte. Si bien me gustan varios artistas como Francis Alÿs, Marina Abramovic, Francisca Sánchez, los trabajos de los artistas de Bloc (esa manera de pensar visualmente me interesa mucho), mis referentes principales viene de fuera del campo de las artes. Por ejemplo, una de mis referentes más importante es una maratonista que no tiene memoria a corto plazo, entonces puede correr todo el día sin acordarse de que ha estado todo el día en eso, entonces no se cansa. Como que el cansancio es una cosa mental. Me acuerdo de ella cuando tengo proyectos que son muy agotadores por su envergadura. En general mis referentes están en la vida cotidiana, son quienes disfrutan mucho de lo que hacen.

¿Existe algo que trascienda en todas tus obras?

Todos mis trabajos tratan sobre la creación humana, y cómo se supone que esta creación es tan sólida y perfecta, pero en realidad no da la “talla”. Los Romanos por ejemplo, que hacían estas estructuras espectaculares, que se suponían que durarían para siempre por su método de construcción, pero que hoy muy pocas quedan en pie.


Pasando a un trabajo en específico. Cuéntanos sobre tu trabajo titulado “La fuente de amistad de los pueblos”, que realizaste en Ucrania.

Me invitaron a participar y comencé a buscar información en internet, ver libros, las noticias, etc. En Ucrania el año pasado hubo muchas protestas sociales, de gran intensidad y violencia. Se tomaron por ejemplo la plaza principal… y cuando tomé conciencia de eso me dieron ganas de hacer algo en ese mismo lugar. Entonces comencé a buscar información sobre esa misma plaza, de su evolución en el tiempo y me di cuenta que había sufrido muchas transformaciones... Kiev es una ciudad que ha sufrido muchas guerras y se ha hecho y deshecho muchas veces.

En esta búsqueda encontré “La fuente de amistad de los pueblos”, la cual es una fuente que representa a la Unión Soviética. Pero esta fuente fue extraída de la plaza en el año 2001 siendo reemplazada por un Mall subterráneo. Encontré impactante el cómo buscaron anestesiar un sector, que aquí el símil es plaza Italia, que es para protestar, para juntarse y manifestare en grupo. Aun así la gente de Kiev sigue utilizándola para reunirse. Hay lugares en la ciudad que son para protestar, tienen ese carácter, pese a los cambios que pueden tener arquitectónicamente.

El curador me dio la posibilidad de trabajar todo el tiempo allá, por lo que estuve trabajando en la galería donde estaban los otros trabajos y luego en otro lugar por temas de espacio. La galería en ese tiempo hizo una convocatoria para reunir a personas que trabajaran conmigo el día que tenía que mover todas las piezas de la fuente, que era escala 1:1. El proceso de construcción lo hice sola, la estructura de la fuente era todo en cartón piedra y cartón forrado. En total eran más de 50 piezas, que necesitaban ser movidas por este grupo de gente que se podía inscribir por distintos medios… al final fue mucha gente la que participó, más de 100 personas. En el trayecto se armó finalmente un desfile con todas estas piezas por la calle principal de Kiev, la cual se cierra los fin de semana, por lo que ocupamos todo este espacio hasta llegar a la plaza.

El proceso del armado de la fuente fue súper interesante, yo daba instrucciones y la gente las llevaba a cabo, poca gente al principio, el resto miraba,  pero después a todos les dio ganas de participar, por lo que se metieron a ayudar hasta el punto en que yo no hice nada más porque la instrucciones estaban dadas y eran repetitivas… fue súper increíble. Como que hice todas estas piezas y se las entregue a esta gente.

En el proceso me enteré de que existe una tradición en Ucrania de hacer cosas en colectivo, pero que cada vez se hace menos. Entonces encontraron esta posibilidad en que podían trabajar todos juntos y se animaron mucho a participar.

¿Qué recepción tuvo este trabajo entre la gente?

A mí me gustaba mucho el nombre de la fuente (“Fuente de amistad de los pueblos”). No lo asocié mucho a su carácter político, me interesaba más su nombre y el carácter positivo que este tenía. Para la gente de allá la fuente tampoco tenía esa carga tan política, de hecho le decían “la ruelta”, ya que la utilizaban para reunirse con amigos, por ejemplo, era un punto de encuentro. A muchos habitantes de Kiev les dio pena que la sacaran… entonces la gente estaba súper contenta con mi trabajo. Y fue bonito porque al final trabajó gente que no se conocía entre sí para construir esto, entonces como que la fuente de la amistad cobró otro significado… fue muy positiva la recepción, apareció hasta uno de los arquitectos de la fuente.

¿Qué esperas del espectador?

Lo que quiero es que el trabajo que estoy haciendo les cause curiosidad y pregunten. Me interesa que la gente aprenda conmigo. Es bonita la forma en que se comparte la información en mi trabajo.

Obra favorita que hayas realizado.

El trabajo de Ucrania, porque me parece súper interesante que el Arte puede llegar a tener ese tipo de recepción, porque en general el arte contemporáneo puede ser un poco críptico o cerrado. Y para mi es súper importante haber encontrado una forma de alcanzar un equilibrio entre las dos partes, que por un lado el trabajo no pierda información y que por el otro la gente se siente atraída e interesada en el trabajo.
Creo que “La fuente de amistad de los puebles” reúne todo, tiene mucha de las cosas que me interesan a mí en un trabajo. Por ejemplo que yo esté trabajando un mes sola y que luego todos quieran participar de eso, para mí eso es súper emocionante. 
Considero un logro el trabajo de Ucrania, y puedo decirlo sin vergüenza porque llegó un punto que no sentí ese trabajo solo mío, también es parte de la galería, de la gente que participó… es más grande que yo al final.