Día Mundial de los Docentes

 inicio_web.png

En el marco del Día Mundial de los Docentes, la Comunidad de la Escuela de Arte UC reconoce el trabajo, la entrega y la trayectoria de sus académicos y les desea un Feliz Día.


Conoce a tu Docente

Entrevista: "Mi experiencia como Docente"

 

Paula Salas

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Empecé a trabajar en la docencia cuando aún era estudiante, como ayudante de varios cursos. Luego empecé a hacer clases en varias universidades y finalmente me instalé en la Escuela de Arte UC el 2014 hasta la fecha.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Sí, cuando niña, le hacía clases a mis hermanos menores. Ahora de grande, le hago clases a adultos.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Ha sido un constante proceso de aprendizaje. Los estudiantes realmente me enseñan mucho, todos los días! Es un lujo trabajar con personas tan creativas, responsables y disciplinadas.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

En la experimentación, la libertad y el pensamiento crítico. Entiendo que todas las personas aprendemos de nuestras propias experiencias, por lo tanto lo que yo hago, como profesora, es crear contextos en que les estudiantes puedan crear sus propios conocimientos.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Recuerdo las palabras de nuestro decano Luis Prato, hablándole a nuestros estudiantes de primer año sobre la importancia de los artistas en la sociedad. Su idealismo y convicción me conmovió. Me sentí orgullosa de ser parte de este proyecto.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

No escuchar los mensajes de sus profesores, si no de ellos mismos, hehehe.


Claudia Missana

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Como muchos profesores comencé mi camino como ayudante y haciendo clases particulares, en extensión, como profe sustituto, etc. Mi carrera como docente de pregrado comenzó en forma continua el año 2004 y llegué de vuelta a la UC en 2012.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Siempre me encantó enseñar (y aprender de los alumnos). Solía estudiar -desde el colegio- enseñando a mis compañeros. Esta “técnica” me la enseñó desde muy niña, mi madre, quien es licenciada en pedagogía.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Ha sido una experiencia maravillosa y muy enriquecedora. Y sigue siendo cada día un desafío.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

Utilizo técnicas de enseñanza activa, basadas en los estudiantes y sus procesos de aprendizaje. Me percibo como una especie de tutora especializada en procesos creativos y reflexivos.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Lo más emocionante es poder ver el crecimiento de las personas. Recuerdo la primera vez que asistí a una ceremonia de Titulación, donde me emocioné mucho al ver a antiguos estudiantes como jóvenes adultos, listos para emprender su propio camino.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Que deben creer en ellos mismos, respirar profundo y volar!


Cristobal Cea

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

2013

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

No, por ningún motivo: ¡mi papá es profesor! Creo que me di cuenta cuando comencé a trabajar como ayudante, el 2007.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Muy feliz, demandante. Tenemos excelentes alumnes y la verdad hacer clases en la escuela me ha hecho reencantarme aún más con lo que, mucho más allá de un trabajo, implica la docencia y la educación artística.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

En compartir problemas: me parece más generoso que compartir soluciones. Y en tratar de explorar conceptos complejos sobre arte, ética, ciencia y actualidad pensándolos desde una perspectiva ligada al pensamiento práctico y material específico a cada curso.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Uf, varias. No llevo mucho tiempo como profesor (6 años), y me cuesta aislar experiencias particulares (salvo un alumno que me hacía preguntas sobre entregas por instagram). Solo podria comentar que, por lo general, notar cuando a algun alumne le entusiasma un trabajo que hizo, o uno que ve, es de las experiencias más emotivas que uno puede tener como profesor.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Esto ha sido un tema que he pensado mucho desde un curso que hice el primer semestre del 2017: fue durante el paro feminista. Había que adaptar mucho el curso, y eso entregaba mucha flexibilidad para debatir ideas generales sobre la enseñanza en la universidad.

Recuerdo que con ese curso se me hizo muy patente el hecho de que nadie sabe realmente que va a ser considerado Arte en 10 años más; muchas cosas que hoy están validadas en este campo, hace 10 o 15 años no lo estaban. En ese sentido supongo que el mayor deber ético de quien enseña arte en la universidad es hacer todo lo necesario para que eso que todavía no se entiende como arte, se convierta en el mejor arte posible una vez que se lo reconozca como tal.

Suena fácil en teoría, pero es complicado porque naturalmente a medida que uno envejece cree tener las cosas más claras, y cuando uno es jóven, bueno: también cree tener las cosas claras, ¡pero por razones muy distintas!.

Entonces, aparte de mandar un saludo -porque me hacen muy feliz, solo comentarles que no se desanimen cuando piensen que su trabajo no funciona o no se entiende: muchas veces es uno el que no entiende. Y una de las cosas más lindas de hacer clases en la universidad es que en ese diálogo entre diferentes generaciones y modos de entender la cultura, es donde empieza a aparecer un arte que todavía no sabemos describir, y que es el que nos hace más falta. 


Víctor Díaz

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Me parece que el primer curso que realicé como profesor fue el año 2006 o 2007. Antes de eso, sólo había tenido experiencias como ayudante.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

A decir verdad, más que una vocación docente, definiría lo que me motiva como un profundo afecto hacia el desarrollo intelectual que surge de los procesos propios de la vida universitaria. En ese sentido, me alienta tanto enseñar (en el sentido de “mostrar” o “exhibir”) lo que sé, como aprender de cada comentario, pregunta y observación de las y los estudiantes.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Muy enriquecedora y exigente. La Escuela de Arte tiene un marcado sello que la hace única, lo que me ha llamado a intentar entender mejor esas particularidades, para así adaptar los modos de enseñanza que utilizaba en otras instituciones.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

Mi ánimo siempre ha sido intentar generar un modelo participativo en aula, aunque eso no sea del todo posible en cada caso. Para decirlo de otro modo: ciertos cursos son más resistentes a la participación que otros, y es comprensible y natural que ello ocurra. Pero constantemente apuesto por aquel modelo participativo, pues lo mejor que puede ocurrir en un curso es que no sólo los estudiantes aprendan algo de mí, sino que en cambio descubramos algo en conjunto.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Siempre es grato encontrarse con un estudiante egresado que te saluda con afecto, especialmente cuando me comentan que lo revisado en el curso que compartimos en su momento le ha servido en su labor. De hecho, la frase que siempre recuerdo, porque se ha reiterado, es “no pensé que fuese tan relevante aquel contenido de la clase, pero ahora lo entiendo mejor”. Es muy satisfactorio constatar que has sido de ayuda.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Primero, que mantengan sus energías y ánimos ante la adversidad: vivimos momentos delicados y exigentes (políticamente hablando, institucionalmente, económicamente, etc.) tanto a nivel país como en nuestras universidades. El arte por supuesto no es ajeno a tales vaivenes, y afortunadamente las y los estudiantes de nuestra Escuela han demostrado su capacidad de liderar importantes transformaciones. No obstante, es fundamental no decaer, incluso pensando en la vida cotidiana de cada curso: no abandonarse ante una calificación insatisfactoria, no dejarse caer por efecto del cansancio, no permitirse sentir tedio. Y si el ánimo se ha visto mermado, consideren que muchos profesores y organismos de la Universidad están disponibles para ayudar con el peso que implica ser estudiante hoy.

Segundo: recuerden que el aprendizaje no es algo que se obtiene, es algo que se construye. Ello quiere decir que no basta con asistir y escuchar una clase, o cumplir con los requerimientos de un taller, pues deben estar permanentemente alimentando sus saberes, cuestionando, analizando, dialogando, comparando, participando. Lean mucho, escriban mucho, escuchen con atención cada composición musical, vean con detención cada filme, visiten con paciencia cada muestra y exhibición, pregunten, interpelen, discutan. Y aprovechen cada instante de la vida universitaria y cada momento con sus profesores.


Roberto Farriol

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Como alumno ayudante en el 1976

Como profesor ayudante en el 1983

Como profesor en el 1985

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Si, desde que experimenté mi primera clase siendo ayudante.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Enriquecedora en el plano humano e intelectual.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

En ser un facilitador y guía del aprendizaje, desde una actitud empática ante el estudiante.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Fue en el primer día de clases como profesor. Teniendo pocos años de diferencia con respecto a mis alumnos, me senté junto a ellos, como parte del curso, y pasados unos minutos me levanté y me presenté. Así fue como simbolicé este nuevo rol que asumía.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

La universidad es un espacio privilegiado que debemos disfrutar para aprender a conocernos, como individuos y como sociedad.


Valentina Serrati

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Comencé mi carrera de docencia el año 2001 justo después de de mi examen de grado de Licenciatura en Artes y después de varios años de ayudantías en diversos ramos.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Siempre, de niña jugaba a ser profesora, era mi juego favorito. Ya en la Universidad me di cuenta de mi vocación al ejercer las ayudantías, y más adelante cuando aún muy joven me iniciaba en la docencia. Me siento orgullosa también de la tradición familiar que me antecede; mi abuela materna era una dedicada académica que aporto a la alfabetización en Paraguay en la época de la post-guerra y mi madre es profesora de piano , francés e inglés; considero que lo llevo en la sangre.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

La Escuela de Arte UC ha sido para mi tremendamente importante, no solo por las oportunidades que me ha brindado de aprender y crecer como docente, sino también el rigor y la excelencia académica que se nos exige tanto a los docentes como a los alumnos.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

Mi modelo de enseñanza ha ido mutando con los años y últimamente me baso en el modelo británico de metodologías de investigación teóricas para posteriormente discusión y debate en modelo seminario. En los talleres prácticos, enfatizo a los alumnos la importancia del working progress, por lo que la entrega final de cada unidad es más bien el resultado de los seguimientos de estos procesos. Un trabajo mucho mas cercano, con la mayor posibilidad de feedback alumno -docente, teniendo en cuenta es el alumno quien debe ser pro-activo en mostrar sus avances y solución de problemas. Trabajo con tecnología pero hago mucho énfasis en la croquera: dibujos, los mapas de ideas y conceptos que reflejen estos procesos. Este cambio ha tenido resultados muy positivos en cuanto desarrollo una relación mas cercana con el alumno y el concepto de nota final para cada unidad ya no tiene tanta relevancia.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Una de las experiencias mas importantes, considero son los momentos cuando un alumno hace una entrega y en plena corrección tengo piel de gallina o me emociono con algo que descubrimos juntos en el análisis de obra. Los alumnos no dan cuenta de estos momentos ya que me considero un docente bastante formal a la hora de interactuar en correcciones, sin embargo la adrenalina y la fascinación me puede durar un par de días.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Considero esta Escuela de Arte como un lugar ideal para desarrollar pensamiento libre y metodologías de investigación rigurosas, ambas pueden ir de la mano. Ser alumno es para mi, uno de los momentos mas gratificantes y liberadores de la carrera de un artista o en el ámbito cultural. Puedes experimentar, pasar por procesos de prueba y error en un ambiente de confianza. Mi mensaje seria aprovechar el compañerismo y el trabajo colectivo, y lo más importante el feedback de los docentes y compañeros en las entregas y presentaciones; esto es algo que uno extraña al salir al ámbito laboral-cultural.


Pedro Celedón

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?.

He trabajado como docente  en forma intermitente desde 1985, no siempre en Chile, también en España y Francia. En la UC. Desde el 2001

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

No , eso  fue llegando de a poco. Inicialmente trabajé como Historiador del Arte directamente con grupos de artistas y creía que ese era mi camino para siempre. También por períodos largos (y gracias a becas) me he dedicado a investigar en el marco académico (Magister, luego Doctorado) lo cual no  solo implica obtener un  grado, es estar en la práctica investigativa creando textos que reflejan tus puntos de vistas sobre los sujetos estudiados. Estos circularon en mi caso no solo en el ámbito académico, sino que por más de cinco años en un periódico interesante, La Época, donde escribí semanalmente sobre tópicos que estaba investigando.

En rigor solo desde 2010 me concentré en la docencia y la he ido descubriendo.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Irregular. Al inicio mayoritariamente  dicté materias de programas que no había realizado, además, en cursos que pretendían conectar los ámbitos de las tres disciplinas,  asunto que al menos a nivel de pregrado no existe voluntad en nuestra Facultad.

Desde el 2013 realizo cursos en los que he participado en su programa y estos reflejan  lo que investigo. Me he sentido a gusto con lxs alumnos y alumnas  al revisar materias  como la instalación de diferentes modernidades en el arte, las estrategias del  arte público, o las relaciones entre arte y política.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

En el principio de que el estudiante es quien construye una narrativa personal, sobre la base de un material que se entrega a modo de sugerencia e incentivo a través de las sesiones en aulas y las fuentes.

Como académico me esfuerzo para ser un puente entre esa información y la toma de  conciencia de cada estudiante sobre el lugar desde donde vive  y lee al mundo.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Estando en Francia propuse una investigación sobre los años 20 del siglo XX. Ese período  loco de la posguerra. Pedí al grupo curso que dialogaran con sus familias ojalá con sus abuelos, esperando en el fondo recibir información del charlestón, de la ciudad, de  la relación con las vanguardias. Cuando comenzaron a exponer los materiales venían de lugares muy distintos. Poco de lo que yo esperaba, mucho de Oriente, de África, de vivencias más campesinas que urbanas.

Ese día se me ensanchó el mundo. Occidente es solo un punto de vista que en definitiva comparte con otros imaginarios llenos de vivencias que ignoramos. En el caso de Chile es aplicable no solo en relación de la  ignorancia que tenemos sobre los pueblos originarios, sino también sobre culturas que hoy llamamos populares, obreras, sagradas, de minorías, etc. La visión y los códigos de lo docto es solo una más entre muchas.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Que sobretodo  crean  en ellxs mismxs, dándose el trabajo de conocer en la mayor profundidad la geografía física y social  que les tocó como contexto. Sus propias circunstancias son la base mas solida para crear poéticas.


 Efraín Telias

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

De manera particular, desde 1984, inaugurando  mi Escuela de Taiji Y Qi Gong en Brasil, a partir de 1986 y hasta la actualidad ejerzo docencia en esta área. En universidades comencé a trabajar como profesor en los noventa, primero en la Universidad de Chile, luego en la Universidad Finis Terrae, y desde 2001 en la Universidad Católica.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Siempre.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Tuve oportunidades de perfeccionamiento, por lo que ha sido formativa y aleccionadora…

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

Un modelo participativo y generador de conocimiento en el proceso de enseñanza.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Son muchos… el último semestre en el curso Expresión Artística y Religiosidad que dicto en San Joaquín, y en el cumplimento de una segunda nota parcial (exposición frente al curso de una investigación), una alumna mostró su trabajo de campo en una aldea de África. Ahí recién supe que era religiosa y había estado en misiones en esa aldea compartiendo la vida con esa comunidad durante un año. Todos aprendimos ese día.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Que tengan inquietudes personales, y no se conformen, limiten, o construyan juicios rígidos con la formación recibida.


María Elena Farías

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Inicie mi trabajo en la Docencia en el año 1968, cuando estaba como estudiante en 3 año, de ARTE y DISEÑO UC, como ayudante en cursos de Fotografía, Dibujo, Configuración y solamente interrumpida por viajes al extranjero. En esos años (1974- 1980) no era exigencia tener Magister o Doctorado para ejercer la Docencia.

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Si, estudie en el Liceo Experimental Manuel de Salas y ahí se fomentaba como un objetivo importante el trabajo en grupo y apoyo a los compañeros.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Siempre ha sido una gran satisfacción, ya que es un constante aprendizaje, apoyada siempre por los seminarios y cursos que dictaba la Vicerrectoría Académica.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

Guiada por el Proyecto o Programa de cada curso, incentivar al alumno a crecer con el resultado de su trabajo, que cada acierto y error es un modo de llegar a su objetivo, y dando una gran importancia al trabajo de Taller en el que todos se apoyan y enseñan.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

Siempre en todos los cursos dictados hay una experiencia inolvidable, una de ellas es cuando los alumnos expresan su emoción al ver una obra terminada y decir “encuentro increíble que haya logrado expresar lo que siento” o que en un Examen de Grado te den las gracias por todo lo aprendido.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

Sacar el máximo a su estadía en la Escuela de Arte, ya que es una experiencia única en la vida del Artista, después tendrá que enfrentar solo el agresivo mundo que rodea el Arte.


Francisca García

¿En qué año comenzó su carrera en la docencia?

Empecé como ayudante a fines de los 90´s y como profesora el 2008 aproximadamente

¿Ha tenido siempre vocación de docente?

Si creo que como Artista Visual puedo entregar conocimientos a través de la docencia y seguir en forma paralela con mi propio trabajo.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Escuela de Arte?

Ha sido muy buena la experiencia enseñando en la Escuela de Arte UC, me interesa el tipo de estudiantes que eligen nuestra escuela.

¿En que se basa su modelo de enseñanza?

En la experiencia que tengo como artista visual y la experiencia en mis conocimientos en el lenguaje del video y cinematográfico. En el estar trabajando constantemente en proyectos artísticos, me permite extender esa disciplina para hacer clases.

¿Recuerda alguna experiencia importante que le haya ocurrido en el trabajo como docente que me pueda comentar?

No hay alguna en particular, pero si el comentario posterior que me han hecho algunos ex alumnos en relación a que les sirvió mucho el asistir a algunos cursos que hice.

¿Algún mensaje a sus estudiantes de Arte de nuestra Escuela?

El mensaje es seguir trabajando constantemente como artistas cuando egresen, que pongan en práctica sus conocimientos, sin dejar de estudiar.