El desvelo del mirlo, exposición de Ricardo Fuentealba-Fabio en Museo Castillo de Mata / Fundación Francis Naranjo

La Fundación Francis Naranjo bajo un acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria (España) programó en el Museo Castillo de Mata el proyecto expositivo El desvelo del mirlo, desde el 23 de octubre al 23 de noviembre de 2020 del artista chileno y académico UC, Ricardo Fuentealba-Fabio, comisariado por Carlos Javier Núñez (comisario independiente chileno).

1.jpg

 

Carlos Javier Núnez, comisario de la exposición sostiene, en torno a la residencia y muestra en el Castillo de Mata que:

El desvelo del Mirlo, título de la exposición del artista Ricardo Fuentealba-Fabio, llega peregrino a esta muestra. Con Ricardo teníamos la idea de construir un cuerpo de obra que testimoniase las equivalencias casuísticas de dos territorios distantes, Santiago de Chile y Las Palmas de Gran Canaria, y de ahí, desde sus similitudes o equivalencias levantar un imaginario. Pero las circunstancias globales generaron un paradigma que cambió el sentido del gesto creativo, y en consecuencia, el título de la exposición. La obra se convirtió en el reclamo poético de la necesidad urgente de testimoniar el “espíritu”, las ansias frustradas, y las promesas pendientes. Esta ave de peregrinaje corto, pero sin embargo de presencia vasta, se convierte en símbolo de la necesidad de estar en donde por las circunstancias no se puede, de hacer lo que la realidad impide, de crear finalmente lo que se debe a ultranza. Crear un testimonio cual bitácora de: el temor, el amor y el desvelo de ser migrante forzado, más que artista con la libertad por delante”.

Por otra parte, Carlos Javier Nuñez, en un mail a Eduardo Caballero, Presidente de la Fundación Francis Naranjo, sostiene respecto del tema y nombre de la exposición:

“Querido amigo, este nombre surge de las circunstancias a las que nos vimos sometidos todos y claro está, en el caso de Ricardo Fuentealba- Fabio en particular, puesto que se partió con un objetivo de producción de obra, pero este mutó debido al confinamiento y sus consecuencias. El mirlo o tordo (amén de innumerables otros nombres) es una ave de migración corta, más sin embargo presente en casi toda Latinoamérica, incluida la caribeña Cuba y en parte de Europa, especialmente España. De ahí surge un poco la poética de esta exposición, de una reflexión sobre el viaje, los valores de la memoria y la pertenencia. De un estar y querer permanecer en el otro, del valor de los afectos. Pero también de un poeta de padre valenciano y madre canaria, José Martí. De una amada pareja, que motiva el viaje de Ricardo por una maestría de ella en Valencia y claro está por una exposición en las Islas Canarias –entre otras prometidas–. De la ética y los juramentos, ... del valor de la palabra empeñada, de lo poco seguro del futuro y lo fuerte de los lazos... De un desvelo en el querer… Cariños para todos por esa bella tierra”.

El propio artista describe, en un intercambio de apreciaciones, vía emails con el comisario, algunas ideas pertinente a la muestra:

“ La mayor parte de la obra presentada fue realizada en la décima planta de un edificio en la calle Campoamor, de la ciudad de Valencia. En ellas, en casi 60 obras sobre papel, pude plasmar, con una mirada bucólica, necesaria en el encierro de marzo a julio, representaciones que abordan la problemática de las cuarentenas obligadas de distinta intensidad. Cada pieza recibe el ansia, el pulso diario, de un día a la vez, de las imágenes simbólicas que constataban la reflexión propia sobre temas en torno al temor de la negatividad de las circunstancias.

Obras, esencialmente de carbón mineral sobre papel, a las que luego se le sumarían las realizadas en Berlín (agosto), Svedje (septiembre) y Las Palmas de Gran Canaria (octubre), para llegar a un centenar a exponer producto de las residencias previas a la apertura. Más de 20 kilos de obra…

En terminos contextuales, Ricardo Fuentealba Fabio agrega:

“Este año sabático, en el itinerario imaginado, no ha sido exento de dificultades y no solo por el encierro español frente a la aparición de la peste, sino también por la necesidad de responder a los compromisos adquiridos en el proyecto inicial. En ese sentido, y una vez terminado en Estado de Alarma en España, que impedía transitar libremente por el país, comenzamos un peligroso peregrinar entre ciudades europeas que nos recibirían si las condiciones de los gobiernos de estos países nos lo permitían. Los traslados nos entregaron distintas visiones no solo de sociedad frente a la emergencia, sino también frente a la manera en cómo se comprenden las libertades individuales socialmente. Por ejemplo, no era lo mismo la estricta situación en Valencia por más de tres meses, en la que se llegó, incluso, a vigilar con helicopteros, el respeto a las normas impuestas que, lo que observamos luego en Berlín con situaciones donde el negacionismo y la protesta, de algunos grupos, por autodeterminarse públicamente. O posteriormente, la apertura casi total de Suecia. Allí y antes de llegar a Canarias, la residencia artística realizada en la casa y taller particular del artista chileno Juan Castillo en Svedje, a más de 600 kilómetros al norte de Estocolmo, pudimos enfrentarnos a una detención más calmada y alejada de las grandes urbes pero no menos exigente en la discusión diaria sobre situaciones concerniente al arte y sus responsabilidadades políticas históricas y actuales.

A todo lo anterior se suma, que para comprender la situación en Chile y hasta el día de hoy, escuchamos periódicamante las noticias de los medios de comunicación; a tal punto fue la tensión que sabíamos lo que iba a llegar a Chile con anticipación. Personalmente, la tensión llego a un máximo, en pleno desarrollo de la investigación en Valencia, cuando mis padres se contagian con el virus, del que pudieron salir satisfactoriamente…”
Finalmente, Fuentealba-Fabio sostiene:

“…cabe destacar que este viaje, de carácter profesional, ha sido una travesía en la que junto a mi pareja, la artista Camila Valenzuela von Appen, nos hemos enfrentado a riesgos constantes que sortean el asedio de la enfermedad y todo aquello que contempla la tensión sicológico implícita… Este viaje continuará en Varsovia, ciudad que nos dará la oportunidad de conocer un lugar cargado de tensiones de gran interés para nuestras investigaciones artísticas, académicas y de vida…”

Cabe destacar que la Fundación Francis Naranjo, según propias palabras de su director Eduardo Caballero quiere “fomentar la relación Canarias / Latinoamérica, como territorios próximos debido a sus procesos históricos e idiosincrasia cultural a través de exposiciones y diferentes actividades vinculadas a distintas manifestaciones”

 

19.jpg17.jpg16.jpg14.jpg13.jpg11.jpg10.JPG9.JPG7.JPG4.jpg3.jpg2.jpg11.jpg

 

Créditos fotografías: Camila Valenzuela von Appen, Fundación Francis Naranjo y Ricardo Fuentealba-Fabio.

La exposición El desvelo del mirlo contó con el apoyo de la Pontifica Universidad Católica de Chile, serARTE y SPACIO NOMADE.


Prensa:
https://www.elmostrador.cl/cultura/destacados-cultura/2020/11/21/exposicion-el-desvelo-del-mirlo-de-ricardo-fuentealba-fabio-retenido-en-puerto-nuevo/
https://twitter.com/elmostrador/status/1330299959728504832
https://www.canarias7.es/cultura/blanco-negro-relato-20201024185052-nt.html


Ricardo Fuentealba Fabio
En su recorrido profesional se ha destacado como asistente del director Milan Ivelic en el Museo Nacional de Bellas Artes, entre los años 2001 y 2004, en los mismos años es profesor del Departamento de Artes Visuales, de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. A partir del año 2003 es académico de la Escuela de Arte de la Universidad Católica de Chile.
Desde 1990 recibe becas y distinciones nacionales e internacionales en el ámbito de estudios de pre y posgrado, entre las que se destacan las financiadas por Conicyt-Chile y Mae-Aecid España, lo que le permitió permanecer cerca de 7 años  fuera de Chile especializándose en teoría y práctica propia como artista visual en el contexto contemporáneo: Tiene a su haber los siguientes estudios universitarios: Postdoctorado en Arte Chicano de la Universidad de California/Davis (2013-2014), Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, España (2007), Especialista en Artes Plásticas por la Universidad Politécnica de Valencia, España (2004), Suficiencia Investigadora –Dea– por la Universidad de Barcelona, España (1999), Licenciado en Arte por Universidad Católica, Chile (1996), Profesor de Artes Plásticas por Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Chile (1995).
Ha exhibido sus investigaciones de práctica artística en varios países de América y Europa; en Chile, sus obras se han expuesto en innumerables exposiciones colectivas e individuales en destacados centros culturales y museos nacionales.
Actualmente, 2020, realiza su labor artística en varias residencias y exposiciones en Suecia, España y Polonia, bajo el patrocinio de un Año Sabático en el Extranjero de la Universidad Católica de Chile.