expand_less

Catalina Mena, egresada del Magíster en Artes UC, presenta su última exposición "Sentir" en Galería Patricia Ready

15 de mayo de 2024


En Galería Patricia Ready se presenta la exposición "Sentir" de la artista Catalina Mena. Esta muestra se presenta como un ensayo visual que profundiza en el concepto del sentir desde diversas perspectivas. Mena explora esta noción desde múltiples ángulos, examinando tanto su significado como su impacto en nuestra percepción del mundo y en nuestras emociones.

photo_camera Catalina Mena. "Variaciones de la memoria", 2023. Objetos de porcelana, técnica vitral con cinta de cobre y estaño, medidas entre 9 x 8 x 11 cm y 17 x 18 x 35 cm.

Sentir de Catalina Mena

Exposición abierta al público desde el 24 de abril hasta 12 de Junio 2024
Sala principal, Galería Patricia Ready
Dirección: Espoz 3125, Vitacura

Horario galería: lunes a viernes de 10:30 a 19:30. Sábados de 11:00 a 17:00h.

Las obras ofrecen una mirada íntima y reflexiva sobre nuestra manera de estar en el mundo, desde la fragilidad hasta la memoria, lo doméstico y lo universal. La exploración visual aborda temáticas sociales y emocionales, influenciadas por eventos globales y locales recientes. La exhibición incluye siete series de obras que van desde trabajos en papel con gofrado hasta instalaciones monumentales.

La exposición ofrece una experiencia multidimensional que desafía al espectador a sumergirse en su propia conciencia. Con técnicas como grabado, porcelana y ensamblaje, la artista crea un diálogo visual que invita al espectador a explorar diferentes aspectos del Sentir. Invitando al público a cuestionar y explorar el significado de esta palabra fundamental a través de diversas estrategias visuales.

* Este Proyecto ha sido financiado por la beca  de la Fundación Pollock and Krasner y por Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes.

 


Sobre la artista:
Catalina Mena Ürményi (Santiago de Chile, 1971) es una artista licenciada en Arte con mención en pintura y Magíster en Artes de la Universidad Católica de Chile. Su obra se sustenta en diferentes medios, desde dibujos hasta instalaciones, buscando reflexionar sobre la fragilidad, la memoria y el cuerpo en relación con lo doméstico y el lenguaje. Ha exhibido individualmente en destacados museos y galerías tanto en Chile como en el extranjero, y su trabajo ha sido reconocido con numerosos premios y becas, incluida la beca Pollock and Krasner NY 2021.

 


Apuntes para Sentir de Catalina Mena:

“La mano que tengo en mi mano,/herida de martillo,/la mano fea, la mano hermosa,/dentro de la mía me cuenta todo”
(Gabriela Mistral, La Mano I, en Almácigo, 2015)

La obra que nos propone Catalina Mena podríamos entenderla como una metáfora para asir los múltiples sentidos de una palabra encarnada: sentir. Una metáfora que se construye, precisamente en el entrecruce (las cadenetas) de materialidades y pensamientos (la reflexividad que plantea hoy una ruptura con la abstracción ilustrada), pero sobre todo con el cuerpo que hace posible que esas materialidades signifiquen y de manera radical se inscriba como parte de un código escritural.

Hay al menos tres dimensiones de ese sentir que elabora la artista desplegando un movimiento continuo y de ida y vuelta de arte-artesanía, es decir de creación con nombre y apellidos, pero asimismo del nexo indisoluble de ésta con la transmisión anónima del viejísimo y femenino hacer de y con las manos. En primer lugar, los hilos y su reverberación en el bordado y el tejido con el uso del crochet (un tópico de la obra de Catalina Mena). Estos hilos son rojos, de una diversidad de rojos que en la técnica de la cadeneta escriben la palabra sentir. La cadeneta, el rojo y la escritura se irán desdoblando en las otras creaciones, complejizando la trama de la humanidad que se vierte en ellas a través de la mano que labora. En segundo lugar, el papel como soporte de los sentires, configurado como una partitura – es decir en el alojamiento de una escritura que reenvía en su acepción clásica a un código para anotar la música, un sentimiento trocado, encarnado en el sonido- que será escrita con la sangre (roja) del cuerpo de la artista que, sometida a un proceso de conservación, nos confronta a las variadas posibilidades de matices y gamas de su color, de su dolor, de su encadenamiento en una naturaleza que cíclica constituye el rumor de lo femenino. Esa sangre en medio de alfileres y rasgados del cuerpo-partitura, abre las compuertas de un deslizamiento de significados, evocaciones y sentimientos donde se licua

la palabra sentir. Por último, emerge la loza, la cerámica como homenaje a una mujer, Judy Chicago, y su creatividad feminista y disruptiva. Conformar Sentir con este gesto trae a la escena de la palabra encarnada ya no solo un horizonte donde se revaloriza, recrea y reconoce a la mujer -en su hacer doméstico y creador- sino en la actualización de una política de las identidades y su lucha por la interpretación e interpelación al mundo, desde el discurso y la práctica de liberación, en la búsqueda de la igualdad. Este homenaje restituye un ademán y una situación intercultural: las alfareras precoloniales que levantaron, de manera inequívoca en nuestros mundos los artefactos que sustentaron la vida. Esa mano locera, de Catalina Mena, se instala construyendo una cadeneta entre pasado y presente, roja en su grafía de la emoción que supone una materia de la tierra.

Estas tres dimensiones leídas como un todo diverso, pero común en el Sentir es el que convierte en metáfora su expresión plural y figurada, representada en sustancias que se condensan en la mano, que al producir-crear con ellas, se convierte en metonimia del cuerpo que siente. Cada una de estas creaciones, pueden ser leídas en sí mismas, como entidades que significan densas maneras del pensar-sentir, como el hilo que remite a una serie de experiencias del trenzar (pelos, maldades, bondades, tejidos infinitos), y el hilo rojo con sus oquedades y reminiscencias de los ritos de pasaje: juntar las sangres en son de hermandad, la menarquia, la menstruación, las heridas de guerra, y así. Las partituras como un código que desde y con la sangre narra situaciones punzantes (alfileres y rasgaduras), pero que restituye el nexo con los árboles, los papiros, los primeros intentos de decir-sentir- descifrando. Y las cerámicas como rostros que solidifican las sangres, pero más allá de ello patrimonializa (conserva) lo doméstico y sus filos con los cuchillos impresos -otro tópico de la obra de Catalina Mena- y junto a ello re construye el estar “con las manos en la masa”, con el fuego y con la dulzura de una loza levantada como cuerpo.

Ya sea sentidas como fragmentos o como un todo que emociona y conmociona en tanto metáfora, las creaciones de la artista nos llevan directamente a la experiencia de palpar, encontrar, percibir, sufrir, gozar, presentir, vernos y percatarnos de todos los sentimientos humanos que albergamos y que nos hilan (en las cadenetas), nos modelan (la alfarería) y escriben (la partitura). Hoy día que razón y sentimiento se contraponen, este Sentir de Catalina Mena parece querer decirnos que nunca olvidemos las manos, ya sea feas o hermosas, que dentro de las nuestras nos cuentan, conjuntando amor y ternura con el relato (el lenguaje) de la emoción.

Dra. Sonia Montecino Aguirre
Profesora Titular, Depto. de Antropología, Universidad de Chile Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 2013

 


Registros de la exposición cortesía de la artista:

Comparte nuestro contenido en: